Prensa

¿Un Niño Extraordinario?

Con casi dos meses de antelación (Correo 09/10/2015) este humilde meteorólogo dijo que nos enfrentaríamos a un evento cálido para verano y que no existiría un fenómeno El Niño de intensidad “extraordinaria”, pues se veía que ciertas variables meteorológicas no se acoplaban a lo que se anunciaba. Miremos esto como una llamada de atención con dos puntos: 1. Que con la información obtenida a nivel internacional se logran diferentes opiniones, pues se trabaja como islas y no con un todo, lo que hace que ante las alertas surgidas, muchos vean el tema como fuente de negocios lucrando con nuestra preocupación. 2. Por ser dos fluidos de diferente intensidad el océano y la atmósfera, su dinámica es distinta y esto trae que su interacción sea muy importante para nuestros pronósticos. Para esto debemos mejorar nuestros equipos meteorológicos e hidrológicos con comunicaciones rápidas, lo que no es caro y lograr así nuestros propios modelos de interacción de manera oportuna en tiempo y espacio, para la toma correcta de decisiones en todos los niveles del Estado, evitando caer en errores. El Perú no solo es rico en nuestro mar y nuestra tierra, también es rico en nuestra atmósfera (energía solar, eólica, inversión térmica, etc.). Tiene riquezas que ahora con la tecnología podemos usarlas, pero primero debemos estudiarlas de manera correcta. Sin datos primarios nacionales no podemos hacer mucho. Está en nuestras manos que esta mala experiencia la podamos revertir. Estos eventos (mal llamados fenómeno El niño) se presentan de dos a tres veces en cinco años, y no podemos estar en estados de emergencia cada vez que ocurran. Es deber de los científicos, luego de contar con los equipos, pronosticar de manera oportuna dónde van a ocurrir los fenómenos climáticos y aprobarlos. Si no lo logramos, ahí si échennos la culpa.

  • Nosotros  :
  • Prensa  :
  • Areas de aplicación  :
  • Tecnologías  :
  • Enlaces  :
  • Descargas  :